Contigo

17 mar

 

112

Tomar la mochila y cerrar la puerta de la casa.

Sentarme del lado del pasajero y apagar la radio.

Orar. Volver a prender el radio(a todo volumen y con músicatropical)

Tomar la carretera y pasear.

 

Aún no son las 9 de la mañana y ya el sudor corre porque el aire acondicionado no funciona.

Así quiero contigo. Todos mis viajes contigo. Todos los viajes.

Que no importe si el auto funciona perfecto o no, que no importe el tiempo.

Que de igual qué vamos a comer o si hay baños cerca.

Que seamos tu y yo y cada canción que cantemos a todo pulmón en el camino.

Tu y yo y las selfies con extraños que tomemos con el celular.

Así quiero contigo. Todos mis viajes contigo. Todos los viajes.

 

Conjugando

25 nov

Imagen

Y es que un amor como el tuyo es para siempre,

vuela sobre manantiales y continentes

Los sueños que he volcado en esta esquina

se hicieron realidad en una noche

se hacen realidad cada mañana

se haran presente en todo momento.

Nos hacemos, amor, hacemos.

Pacientes

8 ene

Me detengo a mirarlos. Uno que otro también me ve. Se mueven despacio en los pasillos, la mayoría porque no sabe a dónde va. Se visten de colores y llevan abrigos. Tienen compañía. La hora pico es la ideal para observarlos. Alrededor de las diez de la mañana no queda lugar para sentarse. Entonces callan. Esperan.

Ellos no saben que los miro. Aunque, a veces, alguno de ellos también me mira. Que observo sus manos frotándose una con otra, como cargándose de energía para la batalla. Que miro sus frentes arrugadas por lo incierto. Que noto sus piernas moverse una y otra vez, como acelerando el reloj para conocer el diagnóstico.

También veo sus sonrisas. La cálida esperanza que se dibuja en sus rostros tras una buena noticia. Veo las miradas cómplices, cómo se estremecen justo antes de saberlo. Más que eso, siento sus abrazos sin tocarnos nada. Los abrazo yo también.

Creación

3 ene

A pasos de gigante se pasa el tiempo. Aquél que los seres humanos nos hemos impuesto a nosotros mismos para cuantificar qué tanto dedicamos a una u otra cosa. Alguna vez debió ser más sencillo. Salir a la noche y gritarle a las estrellas con sólo una mirada. Decirles que estamos listos, que el desafío es inminente. Estar en pie de guerra y vencer al mundo.

“Ni el miedo, ni la desesperación. A su lado estaré…será una aventura increíble.” M. 4×7

Más aún que eso, Te amo.

10 nov

Imagen

Esta es nuestra última noche solteros. Aunque ya nos reconocíamos mutuos desde antes. Esta noche hemos recorrido los mismos lugares dónde empezó esta historia. Nos hemos recordado en los lugares dónde nos abrazábamos como amigos, dónde respondíamos a nuestras dudas existenciales. Allí nos reprendimos el uno al otro, nos alegramos con los amigos. En esos muros oramos por nuestras tristezas y paseamos nuestras esperanzas. Nos conocimos. Nos dejamos amar. Es nuestra última noche de solteros porque mañana empieza una nueva aventura. Hemos decidido amarnos para toda la vida. 

Convencida de que no existe nadie mejor que tú como mi compañero. Mi amigo.

“mas que a tu alegría mas que a tus colores
mas que a tu sensualidad que crees que escondes
mas que a nuestro beso primero
mas aun que esto te amo”. (A.Acha)

On Mode

15 sep


Imagen

 

Casi el 75% de la electricidad es consumida por los aparatos que están apagados y quedan en espera. Se trata de elementos que parecen apagados pero que siguen utilizando y desperdiciando la energía. En un hogar promedio puede haber entre 10 y 15 aparatos en stand by que realizan un consumo ininterrumpido e inútil de energía.

Si cada uno de nosotros nos quedamos en modo “sleep” o “hibernación”, qué tanto estamos desperdiciando de nosotros mismos. ¡Qué poco estamos dando a los demas! Seamos seres de luz. Drenemos el pool de conocimientos que se nos ha dado. Ofrezcamos el corazón.  Nos estamos desperdiciando. Destapemos nuestras miradas y volvamos al amor.

 

Cintas, vuelos y blanco blanco

21 may

“Contra la moda, toda lucha es inútil” J. Pla

Verse en-vestida de blanco de la cabeza a los pies es algo surreal. Cuando la universidad nos lo exigió para el acto de graduación fue realmente tedioso encontrar un vestido apropiado para alguien de mi contextura e ideales. No muy corto, no muy destapado, cómodo, sin ánimos de subirse cada vez que me sentara o caminara, sin brillos, de líneas clásicas y atemporales por si tendría que usarlo una vez más. Lo logré. Subí al escenario vestida de chacabana larga y realmente cómoda, dejando fuera los infernales zapatos, hermosos a la vista, cual piernas de la Sirenita en acción.

Poco había pasado de esto hasta que recordé que estoy a seis meses(un poco menos) del día del juicio, digo, de la boda. Después de mucho “stumbling” y “scrolling” en páginas de internet y en mis suscripciones en el Google Reader, decidí enfrentarme al monstruo. ¿Qué tan difícil sería encontrar un vestido -no strapless- en la ciudad?: Muy difícil. Sumando mi inexistente amor a las compras de ropa, ¡bueh!.

La semana pasada me aventuré, me fui sola, para justificarme por si me arrepentía. El salón impecable, lleno de blanco blanco, blanco hueso, marfil… me pongo la base del vestido, una “cretona” moderna, y termino envuelta en un millón+ de vuelos y vuelos. Me miraba al espejo y no me veía. Lo único que visualizaba eran los cientos de vuelos bajo los que trataba de respirar. Ya se imaginan el desenlace. Aún estoy sin vestido. Aún sueño con los vuelos. A ver si la próxima tengo suerte.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.