La brisita

Yo creo que ya si….está cerquita…yo no sé si es por que me gusta tanto, pero esta época es tan bonita. La brisita navideña ya invade mi casa, mi gente, mi ánimo. Ha puesto la casa de cabeza y el corazón un poco pensativo (que ironía), se han cambiado las margaritas por flores de pascua y las juntaderas por angelitos y aguinaldos.

Recuerdo que, no hace mucho, nos poníamos las pilas desde octubre para realizar la obra de navidad en el colegio, todas con vestidos verdes con sombreros a juego y zapatillas doradas que al final de la noche dejabamos en las manos maternas porque nos apretaban los dedos bailando. ¡Cuantos ensayos llenos de risas y música!, con Sor Chiquitina voceando mas que un fanático de las aguilas en el play y la prof. lucy dando boches a todo el que no se sabía su baile a dos días de la función. ¡Que días aquellos!

Pero lo que más me gusta de ésta época (aparte de comer :D) son los angelitos de mi familia. Imagínense que es imposible no hablar todos juntos….o sea: imposible!!…de verdad, no hay quien tenga la oportunidad de estar con toda mi familia y no salga trastornado de los oídos o con serios problemas de coordinación, todos hablamos al mismo tiempo y muy rara vez del mismo tema. Entonces nos juntamos en la galería de abuela, entre 25 y 30 personas, niños, jóvenes y adultos, y lo indispensable es comer, luego los regalos. Nuestro compartir es tan original que todos los años nos encargamos de que una de las primas obtenga una sopa Maggi en cada entrega, que haya al menos una vez un regalo de los que envuelves en todo el periódico que encuentres más una caja y al final es un papelito o un pito, le tenemos una canción a cada uno cuando se para a recibir su regalo, hacemos un diablito, la fiesta final es con un perico ripiao, entre otros detalles.

Pero lo más importante es que personas que son nuestra sangre (al menos la mayoría, otros se han integrado por amor a la familia) que no vemos durante el año no mas de dos o tres veces, estén a nuestro lado en una época en que debemos ser mejores, en que debemos cambiar. Navidad no es sólo para fiestas y bulla, también es para limpiar la casa, nuestra casa, nuestro corazón…para renovarnos y dejar que el niño Jesus pueda tener un pesebre agradable para su nacimiento. Para aprender a amar al que está al lado, sea éste tu familia, tus amigos o el limpiabotas que pasa por tu casa los domingos en la mañana.

Por el nacimiento de Jesús en cada corazón. Por la Paz.

Un comentario en “La brisita

  1. Leyla dijo:

    Brisita?? Esta es la época en que Leyla se pone su abrigo y no se lo quita hasta verano….sí, soy muy friolenta…….bueno, también es la época en que nos jartamos de pastelitos, cerdo, pavo…….uyyyyy……bueno, pero ciertamente lo más importante es la limpieza, pero limpieza profunda, para empezar el año con Jesus en el corazón……..take care!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s