Ni Pinocho hermana…

Me molesta la gente como ella. Mi padre diría que es de las personas que solo están aquí para halar aire, yo diría que para probar mi paciencia. Con su carita tan limpia, en buen dominicano, se presenta a los demás como la más buena. Levanta la mano en clase para opinar por la más mínima cosa, y si al menos dijera algo interesante, pero son sólo deseos de ser vista por el profesor a quien le importa un carajo cuantas matas de plátano hay en su finca.

La gente como ella no me aporta nada. Al contrario, me restan tiempo, me restan interés en las clases, me hacen bloquear por completo lo que puedan decir de cualquier tema. Mientras, ella se pasea entre la gente con alardes de santa diosa griega ( ni siquiera ha existido tal cosa !)… Es que me hierve la sangre saber que se sale con la suya, que se jacta de condiciones de líder que nunca ha tenido y que se mete en la vida de la gente como agua entre las rocas, tanto le da la gota a la piedra hasta que le hace tremendo hoyo…

Yo he preferido olvidarme de todo lo anterior y no ser como ella. Nada me hace saludarla y ser cortés. Al menos, gracias a Dios, no he tenido que esconder las cosas mal hechas por mí. Al menos no soy hipócrita. No entiendo como se vanagloria por ser cristiana y al encontrarla bailando reggaeton encendio´ por ahí alega: Ssssh…. si no se lo dices a nadie no tienen porque enterarse… ¿No se supone que Dios está en todas partes?

PD. Nada en contra de la musica, sólo en contra de la hipoccresía.

Anuncios

Blog Action Day

Soy la Tierra, la Tierra soy yo.
cada lámina de hierba, cada árbol de miel,
cada poco de fango, y el palo y la piedra.

Es la sangre y el músculo, la Piel y el hueso.
Y tal como Necesito cada poco de mí para hacer mi cuerpo apto,
entonces la Tierra necesita la Hierba y la piedra
y el árbol y las cosas que crecen aquí naturalmente.

Es por eso que celebramos el día.
Es por eso que a través del mundo decimos:
Mientras haya vida, Tan querida, como libre,
soy la Tierra y la Tierra soy yo. (Jane Yolen)

Con los brazos abiertos un día recibió nuestra especie. Única capaz de hacerle tanto bien y tanto daño. Conscientes de que es sólo una y que en ella vivimos: ¿Porqué no poner un poco de empeño en cuidarla?

Yo soy la Tierra no porque lo diga un poema sino porque sin ella no hubiera conocido las flores, ni los hermosos paisajes de mi país que tanto me gustan. La Tierra soy yo porque sin ella no tendría donde vivir, porque pongo todo el corazón en quedarme con el papelito de la paleta en la mano hasta encontrar un zafacón, porque me importa cuidarla.

Hoy va por la Madre Tierra, hermosa y sufrida, muchas veces olvidada. Hoy va por los hijos que no he tenido, por que ellos tengan la oportunidad de verte Tierra, de verte hermosa. Hoy va por mi especie, para que nosotros no seamos los próximos en la lista roja. Hoy va por la vida.


Mi querido Comandante

Vámonos, derrotando afrentasChe


El comandante terminó asesinado en un barranco.
Nadie dijo esta boca es mía.
Nadie lloró en los pueblos indios.
Nadie subió a los campanarios.
Nadie levantó los fusiles, y cobraron la recompensa aquellos que vino a salvar
el comandante asesinado
.”P. Neruda

Nos ligó la vida. Y no lo hizo a través de un pedazo de tela carmín con una silueta. Y no lo hizo con frases repetidas anualmente, ni con discursos dichos por aquellos que sólo te estimaron de lejos. La vida nos ligó con la canción. Con la poesía. Con la vida. Nos hizo hizo iguales en esencia y me hizo, en muchas ocasiones querer ser como .
Para no eres ni postalitas, ni portada de cuaderno, ni botón ni sombrero, ni homenajes ni artículos de periódico. Para mi eres más que imagen y publicidad, mucho más que un semidios aparente. Para mi eres guerrilla con bayoneta en alto, eres Latinoamèrica unida y sociedad ejemplar. Eres soldado y poeta, letras escritas en lo oscuro y amanecer con la bandera en alto. Para mi eres patria, y no cualquiera del mundo, eres La Patria. La que se lleva en el corazón toda la vida y por la que se lucha sin interés monetario. Para eres comunismo y globalizaciòn. Y no lo que se aplicó sin éxitos, sino aquel del que hablan los libros, la sociedad a la que estamos llamados, la verdadera comunidad.

A ti, mi querido Comandante, te hicieron añicos. El asma se te escurría con cada espiración, el hambre había hecho de tus huesos simples varitas secas… y aún así te echabas al hombro a algún herido llevado por tu espíritu de Galeno. Todavía no distingo bien si el ser medico te hizo revolucionario-humano, o el ser humano-revolucionario te hizo querer ser médico. Ese día no les bastó con ametrallarte las piernas, y dejarlas cual llave abierta, mientras te preguntaban una y otra vez cual Cristo en día de juicio. Ese día se disputaban tu reloj, tu cantimplora, tu camisa, aquellos ignorantes fascinados por tu nombre.

No se conformaron con saberte vivo y tenerte en sus manos, ni con salpicarte de esputo, ni con halarte la barba raída… al llegar la orden mancharon de tu sangre las paredes de aquel lugar, mancharon de sangre a Argentina y a Cuba, a tu generación y a la míaSin darse cuenta te rindieron honores; lavaron tu cara, peinaron tu pelo que alguna vez fue abundante, y dejaron a vista de todos tus preciosos ojos que nunca mas escudriñaron un alma. ¡Tanta muerte y tanta vida en tu mirada! Tanto llanto derramado por quien desconocían… tanto recordarnos que nada somos.

Te recuerdo, si, mi Comandante. Te recuerdo en un soneto, o en Don Quijote de la Mancha; te recuerdo en grandes obras de literatura que deseo aprender porque así lo hiciste . En las calles de mi país que piden a gritos Justicia, en la caña y el fusil, en el trabajo y en los riesgos te recuerdo. Yo prefiero recordarte en pie de lucha. Yo prefiero recordar tu trabajo de alfabetizador en las montañas, tus lecciones de poesía y de como tomar mate.

Para sos mas que una foto inesperada, sos un gran ideal.

Morir si, pero acribillado por las balas,

destrozado por las bayonetas,
si, no, no, ahogado no…
un recuerdo más perdurable que mi nombre
es luchar, morir luchando.”Che

“Vivir es darse, creía; y se dio.

Lucecita esperada

Lo amaba como a aquellos… los que se pintan el rostro de rosa y hacen que nunca se marchiten las flores. Esperaba las mañanas con ansias, en las cuales ponía empeño en hacer que se convirtieran en pura ilusión. Ilusiones que se renovaban todos los días, que nunca se hacían tarde porque llegaban en el momento justo.
Podía decir que el era diferente. Y le amaba no porque fuera diferente sino porque era el. Porque ponía en su cara la mas grande de las sonrisas y dibujaba amor con cada caricia. Porque la obligaba a crear con sus manos, porque ponía su imaginaciòn a volar al infinito.

Esa noche casi no hablaron… experimentaban cosas nuevas que se traducían en risas. Sus miradas se encontraban con la complicidad que les mantenía unidos. Ella le rozaba el pelo (le encantaba su pelo), el entonaba una canción con su media sonrisa, parecía como si entre olas se hubiera escondido el tiempo.

Cuando parecía terminar la noche, lo tomó de las manos y volvió a sonreír. Al partir, de repente en su hombro izquierdo parpadeaba de alegría una lucecita, tras 155 días esa era la señal que esperaba. El pedacito de alma que se le escapo en una vida pasada regresaba a ella. Y la alegría invadió su ser al darse cuenta que sólo era cuestión de esperar que el tiempo le alcanzara para ser feliz.