Por las mariposas que se han ido…

Venciste, mujer, con no dejarte vencer
Calderón de la Barca
Anuncios

Los mismos bancos de aquel entonces

Y me entró la calentura
y me fui poniendo blanco como bola (d)e naftalina
me llevaron a un hospital de gente (supuestamente)
en la Emergencia, el recepcionista escuchaba la lotería
(¡treinta mil pesos!)

Y mientras, en los mismos pasillos de aquellos años, viendo las mismas paredes de aquel tiempo, de cuando el tirano prendía los hilos de los títeres y les hacía bailar al sonar el merengue… así mismo como entonces, se pasean los de bata blanca y buen vestir, los que corren por salvar vidas y mientras… en los mismos bancos que han visto pasar el tiempo, allí se sientan los que necesitan, con las mismas caras de aquel entonces, solo que con jeans en vez de vestidos y sombreros.

¡Alguien se apiade de mi!
grité perdiendo el sentido
y una enfermera se acercó a mi oreja y me dijo:
“Tranquilo, Bobby, tranquilo”

Una pequeña queja

Despertaba ansiosa. Con la emoción reflejada en los cosquilleos de mi corazón (o de mi estómago :S) me sentaba frente a esta red inmensa, maraña de sueños, refugios de pensamientos y promesas… Todo era tan armonioso que, entonces, fluian las letras de pagina en pagina de tal manera que al final del dia ya no eran las palabras de uno sino largas tertulias, hermosas exposiciones de puntos de vista tan diferentes que pareciera imposible que pudiera existir tal comunión. Pero existía. Hasta los Memes eran discursos de ilusiones desbordadas en color.

Toda la mañana cruzando de una a otra y asi se iban las horas. Tal era el amor que las correcciones se tomaban como sugerencias de mejoras en forma de susurros cariñosos. Eramos pocos… eramos buenos. De corazones tan diferentes pero en un mismo espíritu.

Entiendo los retiros, acepto las faltas, acogo las vueltas atras… pero ¿Dónde se quedó la libertad? ¿A dónde se fue el espíritu de cambio? ¿Dónde estan mis bloggers?

Los extraño.