¡Valientes alcemos nuestro canto!

Ningún pueblo ser libre merece
si es esclavo, indolente y servil;

Si en su pecho la llama no crece
que templó el heroísmo viril.

De tres en tres se fue haciendo tu nombre, tu imagen… Dios nos ayude a que, de uno en uno, vayamos cambiando la manera de vernos como entes aislados y empecemos a observar a todo compatriota como una extensión de uno mismo. QUe dónde no pueda llegar yo, tenga la seguridad de que otro sí podrá. Como Duarte estando en otra tierra y los Trinitarios luchando aquí por su ideal en común, no tanto para disfrutar ellos de la victoria, sino para que todas las generaciones futuras pudieran ser llamados según les correspondía, pudieran ser independientes, pudiéramos tener un pedazo de tierra que al pisar la sintiéramos propia… sólo que se nos olvida la parte importante de cumplir los deberes para con ella.

 

 

¡Ay hermosa Quisqueya! sufrida y olvidada…

Mas Quisqueya la indómita y brava

siempre altiva la frente alzará;
Que si fuere vil veces esclava
Otras tantas ser libre sabrá.

Sacrificio

neon-cross_1004_1024x768

 

Y mientras los días se pasan… colmados de trabajo, de preocupaciones, de cosas por estudiar, de gente por soportar, vienen tiempos de sacrificios constantes y llenos de tentaciones al oído.

 

¿Cómo hago para no olvidarme de tí?

“Id, pues, a aprender qué significa aquello de: = Misericordia quiero, que no sacrificio. =

Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores.” Mt. 9, 13

 

Vivir de nuevo con la mañana

Ara tôto
aoba wakaba no
hi no hikari

あらとうと青葉若葉の日の光

¡Oh! ¡Qué divina!
La luz del sol
entre las tiernas hojas verdes.

Basho

¡Que bueno que se renueva cada día! Aprendamos de ese verde que renace para que así revivamos al abrir los ojos en la mañana, dejando que Dios nos toque cual sol en nuestras vidas. 😀

 

Donde guardo el corazón…

La ciudad estaba inmersa en un caos tardío… ya había oscurecido y, sin embargo, no había señales de tranquilidad. Aquellos, de camino a la reunión semanal comunitaria, se detuvieron en una estación de combustible. Estaban cerca de su destino y todo el camino se había tornado un carnaval de temas que comentar y risas compartidas bajo la luna que les miraba. De fondo, la emisora que se había vuelto costumbre… al principio sólo para llenar el espacio… con el tiempo, cómplice perfecto de cada viaje.

 

Al detenerse empezaba a sonar una canción… -Para tí- dijo él. Expectante y muy atenta, sintió como sus oídos se acomodaron para no perder una sola de las notas musicales mientras él salía del vehículo antes de que sonara la primera estrofa.

 

Sólo tengo ojos para tí
no te das cuenta, no lo has notado
Y te quiero más de lo que hoy puedo decir
Sólo tengo ojos para tí

En su cabeza, ella, rememoraba los inicios de aquella amistad que sin que se diera cuenta ya no era sólo tal… recordaba las largas conversaciones por internet, el constante vibrar del celular al recibir un nuevo mensaje, las canciones que sonaban en la radio cuando estaban juntos… pero ésta canción… nunca había sonado ésta canción.

Sólo busco el tiempo para tí
vaya manía de estar a tu lado
y lo eterno cabe, en tu minuto enamorado
Sólo tengo ojos para tí

 

Creo que en ese momento le empezó a amar…

Como cuando dejamos algo de nosotros en el camino…

shirageshi ni
hane mogu choo no
katami kana


Como recuerdo,

a una amapola

deja sus alas la mariposa.

Basho

Como cuando nos dejamos golpear y seguimos de largo sin curarnos la herida… o como cuando le dejamos al viento un suspiro en recuerdo de nuestro paso, como para recordarnos que vivimos, que sentimos, que nos duele… que queremos quedarnos en la mente de la gente, que queremos ser recordados… o como cuando simplemente amamos y nos damos… y luego seguimos andando.

 

Sabia mariposa.