CHANGE

Cualquiera diría que luego de seis años de estudio la gente se vuelve loca… pues más o menos. De vez en cuando, caminando, se nota como en la orilla van pasando los años, la gente, los miedos, los sueños, los suspiros, los amores, las cosas. A veces una se detiene y se pregunta si las cosas se suponían que debían ir por aquí o por allá… a veces, caminando, se rompe la piel por los rayos del sol, se tuestan los sueños y surgen piedras de aquellas flores que un día admiramos.

No puedo decir que me arrepiento de nada… las cosas que un día se interpusieron y no me dejaron dar pasos importantes son las mismas que me salvaron de momentos desagradables y tormentas. Los desiertos por los que he cruzado han sido manantiales de promesas por cumplir. Dios ha sido fiel.

Junto a este momento… la promesa de que brote vida y esperanza de mis manos.