Entre dos

Me gustan las esquinas.

Me gustan para leer, para estudiar. Me gustan en los muebles para refugiarme cuando hay mucha gente a mi alrededor y sólo quiero observar. Las esquinas me sirven de apoyo cuando la mochila está pesada. Las esquinas me sirven para confluir dos grandes ideas y discernir entre ellas. Me ayudan a desperezarme cuando la charla está aburrida. Las esquinas me gustan. Me gustan para visualizar la salida cuando ya he decidido dar el siguiente paso.

Anuncios