IMG_20160603_190953.jpg“La felicidad consiste en la libertad, y la libertad en el valor” Pericles.

Pisaba fuerte. La arena se escabullía entre sus dedos mientras miraba hacia el sol. No tenía miedo. Vencía a cada paso y, de vez en cuando, miraba a los lados buscando compañía.

Soplaba el viento, y el mar se escuchaba de fondo, pero su corazón latía más fuerte. Llevaba en sí los sueños pendientes y las vidas por vivir. La suya y la suya con los demás. A veces cantaba y, soñando, vertía en las olas la esperanza. En el vaivén zurcaban para posarse los restos en la espuma.

Ciertamente ser libre le había tomado tiempo. Pero, ¿qué son las horas al mar sino palomas al viento?