…tu rostro quiero ver

“Tus amores son un vino exquisito,

suave es el olor de tus perfumes,
y tu nombre, ¡Un bàlsamo derramado!” Cant. 1,3

Quiero navegar contigo la hierba verde y humeda de la mañana,
que me tomes de las manos y me enseñes a caminar sobre el mar,
que me toques con tus dedos gigantes y fluya todo tu amor en mi vida,
que me sientes en tus piernas y cuentes mis cabellos… que me hagas sonreir.

Llevame a tu morada, dejame ver tu rostro
Soplame como al viento y enseñame tu mundo, tus cosas.
Que pueda ir a cantarte como lo hacen los angeles y las olas,
que sientas, amado Padre, que mi corazòn te busca,
y que cual nube llena que se llena de gotas de agua, quiero disponer para ti mis dìas.

Oh Dios, tu eres mi Dios, a ti te busco,

mi alma tiene sed de ti;
en pos de ti mi carne languidece
cual tierra seca, sedienta, sin agua.
Por eso vine a verte en el santuario
para admirar tu gloria y tu poder.
Pues tu amor es mejor que la vida,
mis labios tu gloria cantaran. Sal. 63,1-4