365


“Cada día que pasa crece esta locura
El unguento de tus labios es mi cura
Tu me domas con el circo de tus besos
y milito en la frontera de tus huesos
Es mejor vivir un día contigo, que vivir mil años sin tu abrigo
Es por eso que hoy te pido
que me des tu cariño, para yo quedarme.
Un minuto me basta vida para enamorarte”

Con la ternura de un beso en la mejilla se hicieron dìas las horas y meses las semanas… Parecia como si no hubiera nada en el mundo excepto la pc y tu del otro lado, y me encantaba. Y es que en esos días hasta la emisora conspiraba para que fluyera amor. Fuiste lluvia refrescante en mi vida, fuente de sabiduria, de esperanza, brisa suave que alentaba mis sueños y amigo del que no paro de estar muy orgullosa.

No sabía que verdaderamente la noche podia llenarse de poesia y sol hasta que llegaste tu con tus rayos de luz. Solo pude concebir el verdadero amor hasta que lo encontre contigo. Y de eso creo que aprendimos los dos. ¿Que si hemos crecido? Crecemos todos los dìas porque el amor se hace mayor con cada segundo.

si te quiero es porque sos mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo somos mucho más que dos

tus ojos son mi conjuro contra la mala jornada
te quiero por tu mirada que mira y siembra futuro

tu boca que es tuya y mía tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca sabe gritar rebeldía

si te quiero es porque sos mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo somos mucho más que dos. M. Benedetti

Gracias por 388 días de despertar al amor con aquel beso inesperado.

“…que me des tu cariño, como el mar, las olas,
como luna en la noche, vida que se entrega toda.”

La luna conmigo


Ya que no puedo llegar a la luna contigo,
me la llevo en el bolsillo para que se quede contigo y conmigo.
Asi me cuenta ella de sus sueños, de lo que veia hace algunos meses, cuando el peso del deber a cumplir no se asomaba en nuestras noches. Cuando la lluvia, como la que hoy tocaba la ventana, nos acariciaba la piel al quedarnos fuera.
No es que el amor se ha hecho menos, al contrario, la dosis minima se ha intensificado y se ha vuelto mas simple, madura.
¿Que si hemos crecido? no solo eso, hemos expandido a tal punto el concepto de amor que ya no se cuando eres tu o cuando soy yo o cuando es el Amor en si mismo.
Mientras, me llevo la luna a navegar en mis noches, las que aun con el radiante sol del dia me recuerdan mucho a ti y a mi. Solo hasta que vuelva el marciano llamado Tiempo a dar treguas para mirarte.
pero si los amantes pobres la contemplaban
desde su ansiedad o desde sus hambrunas
entonces la menguante entornaba los ojos
porque tanta miseria no era para ella
hasta que una noche casualmente de luna
con murciélagos suaves con fantasmas y todo
esos amantes pobres se miraron a dúo
dijeron no va más al carajo selene.
M. Benedetti